Contacto Empresa Guanzetti

 

 

   

 

 

 

 

 

1893-1918 1919-1931 1932-1945
1946-1949 1950-1977 1982- época actual

 

1893-1918

Ir ArribaLa historia de Empresa Guanzetti es la historia de una familia como tantas en Argentina, que comienza con la llegada de Don Alejandro Guanzettti, nacido en 1893 en Tromello, Pcia. de Pavía, en el Piamonte, Italia. 

Llego a los 17 años en búsqueda de un horizonte, trabajó en la cosecha del trigo, en La Pampa. Recordaba con sus hijos que dormía entre la paja del trigo.

Transcurrieron años de trabajo duro encarados con la energía y la alegría del joven que está forjando su vida. Hizo algunos ahorros, pero llegaron sus 20 años, la edad en que debía cumplir con el servicio militar en su país, de no hacerlo sería considerado como desertor y por lo tanto no podría volver a su patria, de modo que volvió a su país y cumplió con su obligación de ciudadano italiano. Cuando faltaban semanas para que le dieran de baja en el ejército luego de haber cumplido los dos años obligatorios, se desató la primera guerra mundial. Su estadía en el ejército se dilató otros cuatro años.

1919-1931

Ir ArribaCorría el año 1919, el prolongado cumplimiento de su deber había concluido, así que retornó a Argentina donde le esperaba un nuevo comienzo. Trabajó nuevamente en el campo, esta vez en hornos de ladrillo. Se asoció con su hermano mayor, el horno se asentaba en la calle 44 y 143. En 1923 conoció a Juana Cantón con la que se casó en 1924. Al año siguiente nació su primer hijo Juan Carlos. Poco después el horno se trasladó a lo que hoy sería Lacroze y 25 en City Bell. Allí nacieron sus otros hijos Alberto José y Rodolfo Antonio. Cuando pasaron los años, los terrenos de esa zona fueron loteados por remate de Astengo y Morando y al hacerse la subdivisión, ante la necesidad de elegirle nombre a las calles, se les asignaron los nombres de los propietarios de la zona. De allí la existencia en City Bell de la calle Guanzetti.

1932-1945

Ir ArribaEn 1932 se agotó la tierra para hacer ladrillos y Don Alejandro decidió comprar en la calle 65 entre 24 y 25 tres lotes de terreno. Allí construyó una casita para su familia, las caballerizas que albergarían a los cinco caballos que tiraban de los carritos para el acarreo de los materiales, e hizo los arreglos necesarios que le permitieron iniciar un pequeño corralón de materiales de construcción. En el corralón vendía hierros, chapas, ladrillos, maderas y arena que se cargaba en el puerto (hoy barrio el Dique) donde llegaba en barcazas a vela.
El barrio del corralón lucía ciertamente diferente en ese entonces, solo estaba empedrada la Diagonal 74, donde circulaba el tranvía 8, el resto de las calles de la zona eran de tierra. En cuanto a la casa de Don Alejandro, en ella era infaltable como en todas las familias italianas del barrio, el disponer de un sector para los gallineros que eran atendidos por la Señora de la casa, en este caso Doña Juana.
En 1940 se compró el primer camión, todo un acontecimiento para la familia, un GMC (Gral.Mo.Co.). Juan Carlos y Alberto recuerdan aún hoy cuanto costó. A ese camión seguiría otro comprado en 1947, el REO, y así llegaron otros. Cada adquisición de un camión era un acontecimiento celebrado con la alegría del esfuerzo que da su fruto.

1946-1949

Ir ArribaLos años vieron crecer a la empresa, así como a la familia. En el negocio ya no trabajaba Don Alejandro solo, ahora lo acompañaban sus dos hijos mayores que desde temprana edad apoyaron a su padre en el trabajo que era el sostén de la familia. El hijo menor, por su parte, siguió con sus estudios y se recibió de Médico lo que enorgulleció a toda la familia.
En 1946 se formó una sociedad, con el Sr. José Martinez, para la fabricación de ladrillos. Don Alejandro y sus hijos comenzaron nuevamente a incursionar en esa actividad tan querida de los comienzos. La fábrica se asentó en 90 y 167, actualmente la sociedad continúa con el hijo de Don Pepe Martinez y el horno se asienta en la calle 640 y 133 de Arana. A raíz de esta sociedad surgió una sólida amistad entre las dos familias que perdura hasta el día de hoy.
En 1948 se comenzó la construcción de galpones en la esquina de la calle 65 y diagonal 74 y a fines de 1949 se iniciaron las actividades comerciales en el lugar. Con el correr del tiempo se fueron comprando terrenos linderos sobre la calle 24 y se construyeron dos nuevos galpones anexos al inicial. Asimismo se fueron incorporando nuevos productos: puertas, ventanas, y hacia fines de los años 60 se acondicionó una modesta exposición de sanitarios y cerámicos.
 

1950-1977

Ir ArribaLa familia seguía creciendo. Don Alejandro no trabajaba ya en la empresa aunque no dejaba de visitarla todos los días. Sentado detrás de un escritorio de chapa ubicado en un lugar estratégico desde donde daba una miradita a todo lo que se hacía, solía enredarse en gustosas charlas con sus antiguos clientes. Las charlas eran en su italiano cocoliche que condecía con el de muchos de sus interlocutores.
Don Alejandro tuvo ocho nietos, que aprendieron a querer a la empresa desde chicos, y que colaboraban en sus vacaciones escolares dentro de sus posibilidades. Falleció en 1977 dejando un hermoso recuerdo en su familia y un ejemplo de vida.
 

1982-Época actual

Ir ArribaEn 1982, ya con una nueva generación trabajando en el negocio, se encaró un nuevo desafío: informatizar a la empresa. Lo que hoy resulta bastante sencillo, no lo fue en ese entonces, donde solo las empresas grandes o instituciones públicas tenían computadoras. Fue una gran satisfacción conseguirlo luego de meses de trabajo en equipo.
En 1983, nuevamente padres e hijos festejaron la inauguración de un local en la calle 24 y 64, que se constituyó en corralón propiamente dicho. Se trataba de 2400 m2 destinados exclusivamente a la venta de materiales gruesos. Es que había un nuevo proyecto en mente: iniciar la construcción de una exposición más importante de cerámicos y sanitarios en la esquina de 24 y 65. Proyecto que se concretó en junio de 1987.
En 1995 surgió una posibilidad de inversión, como todas las decisiones importantes y de riesgo, se analizaron en la familia, hasta que Juan, Alberto y sus hijos coincidieron en trabajar nuevamente juntos apostando a un nuevo proyecto: abrir una sucursal en 13 y 520. Lo que en principio iba a ser una pequeña inversión, terminó convirtiéndose en un proyecto más ambicioso, y la sucursal se inauguró en 1997.
En cuanto a este inicio de milenio, encuentra a la empresa en plena tarea de reorganización de su Casa Central para agilizar la atención del cliente, y ponerse a tono con las nuevas tendencias en marketing comercial.


Home| Contacto| Mapa del sitio|

Empresa| Productos| Servicios

Materiales Gruesos| Caños y Accesorios| Techos| Aberturas| Cerámicos|

Baños y Cocinas| Grifería|


© Copyright 2004. Guanzettisa.com.ar. Todos los derechos Reservados.

Diseño Web Elsa Salgado